lunes, 1 de agosto de 2016

12 meses..."JUEGOS DE TABERNA"

Recogemos bajo esta denominación a todos aquellos “juegos de hombres” que se realizaban en bares, tabernas, tascas y en épocas más recientes cine clubs. Son juegos, en su mayoría, que permiten enfrentarse a 2 participantes o parejas de éstos, con una puntuación que determinará el ganador de la “partida”.

Muchos de estos juegos estaría clasificados entre los de “puntería”; rana, hoyetes, anillas, herraduras, y tambien incluiremos en esta serie a los juegos de naipes; guiñote, rabino, subastao, julepe, tute, brisca.
También podemos encontrar juegos como los dados, o las tabas, incluso el “billar romano”.

El objetivo de estos juegos era ganar el “reo”, o invite de los perdedores a los ganadores en la mayoría de los casos a la consumición correspondiente; desde el café de medio día a la consumición nocturna. En algunos lugares llegamos a oír del “completo”; café, copa y cigarro.


En nuestra Comarca, más allá de los populares juegos de cartas, con especial mención del guiñote, tenemos especial mención en varias localidades el del juego de los “hoyetes” o “chapas”, que incluso en algunos lugares se encontraba el tablero de juego incrustado en el suelo del local, como ocurre en el bar de Santed. En Daroca, en la plaza San Pedro, hubo un bar con gran afición a éste juego y en el Villar de los Navarros, también nos demostraron una gran afición a éste juego que trataremos en próximos números.


viernes, 1 de julio de 2016

12 meses..."JUEGOS DE FUERZA DE HOMBRES."

Continuando con nuestra serie de juegos tradicionales este mes prestamos especial atención a aquellos juegos denominados de “fuerza” entre el género masculino. La principal motivación de estas expresiones es doble, desde una demostración de la fuerza, valía hacia el género femenino, al igual que hacia el resto de la sociedad como status, así como para su adecuación para el trabajo físico, de cara a poder ser contratado para la realización de diversas faenas en el campo.


En esta serie de juegos de fuerza de hombres, además de los lanzamientos, como el ya mostrado del de barra aragonesa, se realizaban otro tipo de lanzamientos, como el de yunque o el de azada, incluido el de palos o jabalinas.



Levantamientos, como piedras, también el de sacos o talegas  de trigo del cual tenemos constancia se realizaba en la harinera de “la Lozana”, el de yunque, o el de fardo con polea.




Pulseos, desde los conocidos pulsos de brazos a otras disciplinas en esta categoría como pulso de pica, tirosoga, tiro de cuerda con apoyo, tiro al palo, tiro del mulo, etc. y demostraciones de “bandeos” con las banderas de los santos.




Aplicados a la propia faena o trabajo; corta de troncos con hacha o tronzador, siega o dalla (con hoz o guadaña) o los barrenadores.


o el transporte de objetos, como el de lecheras.



Incluímos también en esta serie las diversas pinculinadas* o habilidades físicas, como saltos; de longitud, altura y obstáculos como toneles, canastos, cuevanos o de animales, incluso las carreras de sacos o entalegados, de fuerza de piernas para incorporarse salvando un obstáculo o levantándose del suelo, salto de gayata o de palo, revuelta del pastor entre otros.

*Pinculinada. Vocablo aragonés que significa habilidad, destreza y volatinería. Su etimología viene del latín “periculim” que significa peligro. Pudiendo definirlo como la habilidad para salvar un peligro.

miércoles, 1 de junio de 2016

12 meses..."CARRERAS PEDESTRES O DE POLLOS"

Aunque hoy en día está muy de moda el running y los trails, recordemos que la carrera a pie, junto con caminar son parte de los movimientos naturales de los que dispone el hombre, siendo además los medios de locomoción natural de que dispone el hombre, siendo las carreras pedestres un juego-deporte de gran tradición en las fiestas de nuestros pueblos desde que se popularizarán allá en el siglo XIX.

Su denominación es variada, carreras pedestres, corridas, carreras al “estilo del país”, corridas de pollos, nombre que le daba el premio que se entregaba a los ganadores de las carreras, pollos que sin duda ayudaban en la dieta, donde un pollo solo se consumía en los días de fiesta. En Aragón a los corredores se les llama andarines y sin duda muy afamados por su resistencia. El lugar donde se disputaban las carreras eran las plazas de los pueblos, plazas de toros, eras o caminos que permitían circundar el pueblo, así como de ida y vuelta por un mismo camino hasta algún punto determinado.

La indumentaria el “calzón corto” y normalmente descalzos. Las distancias varían según las poblaciones y era habitual que los mozos de los pueblos fueran recorriendo los pueblos de la redolada en búsqueda del ansiado pollo.


En nuestra Comarca ha habido una gran tradición de este juego-deporte masculino y todavía hoy en día se incluyen en programas de fiestas, carreras pedestres, teniendo constancia de ellas en localidades como Orcajo o Atea, donde hasta hace pocos años acudían atletas amateurs. De nuevo el acomodo de la sociedad actual, ha hecho que esta expresión deportiva sea incluído en el programa infantil habiendo casi desaparecido en los actos para mayores.
Corredores de pollos en Cerveruela